Arabia 1: Este es mi presente

ARABIA” (Por Acuario25)

Capítulo 1: Este es mi presente

Bill Kaulitz hijo único de una de las familias más reconocidas y millonarias de casi todo el mundo terminaba de empacar lo que sería la última de sus maletas. Hace cuatro años había conocido a un atractivo Ingles del cual se enamoró profundamente y con quien terminó por casarse a escasos dos años de mantener una excelente relación.

Ya es todo —sonrió mientras observaba una última vez su habitación—Realmente se encontraba impaciente por ir nuevamente a Inglaterra, pero esta vez para vivir ahí siempre al lado del nuevo integrante de la familia, su muy amado bebito de 6 meses de edad a quién le dieron por nombre Michael, el niño era hijo ilegitimo de Bill y es que dado sus deseos de tener un hijo de su misma sangre en vez de adoptar como su pareja se lo propuso anterior mente ,decidieron alquilar un vientre , ya luego verían si adoptaban a un hermanito para su hijo o si alquilaban otro vientre.

¿Cariño, ya estás listo? —Un hombre de aproximadamente 27 años, alto, de piel blanca, de hermosos ojos azules y rubio cabello entró a la habitación con un niño en brazos.

Sí, justo acabo de terminar—respondió felizmente mientras se dirigía al lado de las dos personas que más amaba en el mundo—Esto será maravilloso, solo nosotros tres —suspiró cual enamorado cuando su esposo le dio a su hijo, para luego abrazarlos a los dos.

Mi vida no podría ser más perfecta, tú y nuestro hijo son mi vida entera, la única razón de mi felicidad.

Jared, si tú supieras cuanto te amo, creo que te asustarías —cerró por un momento sus ojos y una pequeña sonrisa se formo en sus labios, estaba seguro que a partir de ese día sería feliz, muy feliz.

Bueno, mi amor, tenemos que irnos, ya que si no nos damos prisa, perderemos el avión —Esas palabras fueron más que suficientes para que el menor se separa de su esposo.

Tienes razón, ahora mismo ordenare que vengan por nuestras maletas —el tono de preocupación que usó le pareció de lo más gracioso a su esposo.

Tu papi Bill es tan lindo —dijo tan pronto el menor salió de la habitación—, por eso cuando crezcas serás tan hermoso como él —besó la frente del niño y lo observó por unos segundos, ¿Qué mas podría pedirle a la vida? Tenía como esposo al chico más hermoso, sexy , dulce , inteligente e independiente de todos y a un hijo adorable y bien portado. La verdad era que jamás había sido tan feliz en su vida, o, al menos no hasta que Bill llegó a su vida.

&

Viajar en primera clase podría ser para otros algo sumamente agradable y relajante, pero no para Jared y su esposo. ¿Cómo serlo si su amado bebe estaba en el área de los niños siendo cuidado por una azafata? No importó lo mucho que replicaron o el dinero que ofrecieron para tenerlo a su lado, según la azafatas la primera clase de adultos estaba libre de niños, ya que los gritos y llantos de estos podrían alterar a los demás pasajeros.

Eran molestas las largas horas de viaje y aunque ambos intentaron relajarse viendo películas y leyendo les fue imposible… después de todo estaban muy acostumbrados a tener a su hijo cerca, no que fueran sobre protectores, era simplemente que sabían nadie podría cuidar mejor a su hijo que ellos, es decir, para eso eran sus padres.

&

Una vez que llegaron finalmente a Londres los chichos se dispusieron a esperar en el lobby, la familia de Jared les había hecho saber que alguien los recogería y los llevaría a la casa, que anteriormente habían comprado hacia unos meses para criar a su hijo cerca de sus abuelos y tíos.

¿Crees que nos reciban con una fiesta? —El menor observaba a su marido con ojos muy brillantes.

Es posible, después de todo el que manden a alguien a recogernos en vez de venir ellos nos da una idea —besó castamente sus labios— Además el que esa persona tarde tanto es sospechoso, seguro a un les faltan uno que otro detalle.

Me he tomado la molestia de traerles algo de beber, después de todo tienen un rato esperando —dijo una mujer que portaba el uniforme de seguridad, le calculaban unos 35 años.

Muchas gracias — dijo amablemente Jared.

No es nada —dijo la mujer mientras les tendía dos vasos, uno de refresco de piña y otro de naranja.

Yo quiero el de naranja—pidió el de cabellos negros mientras que su esposo sonrió al momento de llevarse a la boca el vaso de refresco de piña ante la atenta mirada de la mujer, mas no pudo beberla por que el bebe golpeó el vaso con sus manitas mojándolos a ambos.

Hay no, lo siento —dijo el mayor mientras miraba apenadamente a la mujer, por otra parte Bill se mordía los labios para no reír a carcajadas, su esposo y su bebe estaba llenos de soda—La mujer mordió sus labios nerviosa, gesto que los chicos interpretaron como tratando de no reír— ¿Sabe donde hay un baño para limpiar a mi bebe y a mí? —pregunto tímidamente.

Claro, por favor sígame —pidió amablemente.

¿Quieres que los acompañe? —preguntó mientras se ponía en pie.

No, está bien, solo tomará un segundo.

De acuerdo —suspiró aburrido, mientras tomaba asiento una vez más.

¿Sr. William Kaulitz? —llamó un hombre maduro, quien le mostró una identificación (Su nombre, según indicaba dicho gafete, era Alexander)

Imagino que es el chofer que mis suegros enviaron para recogernos —Lo miró unos segundos en los que el tipo asintió.

Mi esposo regresará en unos momentos con nuestro hijo —fue todo lo que dijo.

Ya estamos listos —Escuchó que dijo su esposo detrás de él y volteó a verlo.

Justo a tiempo —sonrió mientras se levantaba, para luego pasarle unas cuantas maletas al chofer.

&

El camino hasta su nuevo hogar se les estaba haciendo demasiado largo, quizá era por las ganas de ver a su familia y la impaciencia de pasar un momento de intimidad.

Al llegar tal como los chicos esperaban, fueron recibidos por una gran fiesta de bienvenida y miles de felicitaciones , el que los chicos y su nieto ahora estuvieran más cerca de ellos y estuviesen dispuestos a tomar el lugar que les correspondía en la empresa de ambas familias las cuales se fusionaron luego del matrimonio les alegraba. Desde hacía bastante tiempo esperaban que los chicos tomaran las riendas, sin embargo ahora que ese bebe había llegado a sus vidas ambos padres habían decidido hacerse cargo del patrimonio que le dejarían a su hijo, algo mas para celebrar y un motivo más para quedarse en Londres.

&

(4 meses luego de que la pareja de casados viviera en Londres)

Las cosas en la empresa no podrían estar mejor, los chicos tenían mucho trabajo y nuevos clientes, algo muy bueno para la empresa pero no tanto para ellos, ya que lo único malo era que ambos tenían que separarse por unos cuantos días y es que no querían pasar más de una hora sin el otro, pero era necesario hacerlo, Bill tenía que ir a un viaje de emergencia a Alemania a solicitud de los accionistas. Algunos clientes estaban discutiendo las negociaciones en hebreo, inglés e incluso ruso y necesitaban a alguien que hablara fluidamente esos idiomas, alguien de confianza y que supiera negociar bien a favor de la empresa. Ese era Bill.

Promete que llamaras seguido y que harás todo lo posible para que en menos de tres días puedas regresar con bebito y conmigo —suplicó su esposo en cada beso.

Lo prometo —dijo tristemente mientras besaba a su bebe y una vez más a su esposo—. Nos veremos luego —se despidió al momento de subir al avión.

&

Al llegar a Alemania, su esposo le había hecho saber que alguien le encontraría en el aeropuerto y que debía esperar en el lobby. Mientras esperaba un hombre lo llamó por su nombre. — ¿Sr. Willam Kaulitz? — El hombre le mostró a Bill una identificación de la compañía (su nombre, según indicaba dicho gafete, era Lawrence), así que Bill lo siguió hasta una limosina. El hombre le abrió la puerta trasera y Bill obedientemente entró, una vez que cerró la puerta Bill se dispuso a acomodar su cabello y al girar su rostro se encontró con aquel hombre.

Jamás se imaginó ver al hombre que se encontraba esperándolo en el interior. El hombre que le sonrió, copa de champagne en mano.

Ha pasado tiempo. — le saludó. Bill quedó abrumado. Todo lo que pudo hacer fue abrir la boca. No podía ser cierto, ese hombre de piel morena, ojos color café, de negro cabello, largo y trenzado, de atractivas facciones y buen cuerpo era… el maldito infeliz, mentiroso de su ex… Tom, el maldito futuro rey de Madina.

¿No me dirás algo?—el hombre preguntó. Bill permaneció en silencio. —Han pasado seis años. — dijo el hombre. Sorprendido y confundido, el menor sintió como escalofríos recorrían su piel ante la mirada penetrante del hombre, pero sobre todo ira ¿Qué diablos hacia ahí? Trató de pronunciar el nombre de aquel hombre, pero no pudo hablar. Las únicas palabras que salieron de su boca fueron una interrogante:

¿Por qué?— llenas de odio.

He venido por ti, como lo prometí, faridat. — el hombre explicó. Anterior mente Bill había sido cautivado por la sonrisa seductora de aquel hombre, sin embargo ahora no provocaba absolutamente nada en él. El hombre tomó de los brazos a Bill y lo acercó hacia él. Para el momento en el que los labios del hombre acariciaron los suyos, Bill había recuperado el control de sus sentidos y comenzó a oponer resistencia, sin embargo ya era demasiado tarde. Un pañuelo fue presionado a su boca y fue derribado por otro hombre el cual colocó una sabana sobre él. Luchó para intentar escapar, pero fue una lucha breve. Su visión se oscureció y su mente se llenó de confusión y luego quedó inconsciente.

& Continuará &

Notas finales: Tom es mitad Árabe y eso lo verán luego, su padre era Árabe y su padre una princesa de fuera, aun no sé si pondré en cómo se conocieron, bastante tengo rompiéndome mi cabecita respecto de como se conocieron Bill y Tomo y etc, etc. UN BESOTE.

Escritora del Fandom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *