Amor y Perseverancia

Personajes:

-Tom: Pareja de Bill.

-Bill: Pareja de Tom.

Gustav: Vecino de Bill y Tom.

David Jost: Jefe de Tom.

-Georg: Amigo de la infancia de Bill.

«Amor y Perseverancia»

Fic slash de Babbii

-…Incendio en la Avenida Hilfiger, número 289… Compañía de Bomberos de la ciudad ha venido junto con la ayuda de tres compañías más… Alrededor de cinco familias han quedado sin hogar. No hubo víctimas fatales, pero una niña de cinco años sufrió quemaduras graves y ahora está internada en el hospital con riesgo vital…- Relataba el locutor de la radio, mientras Tom y yo cenábamos en silencio.

Recién habíamos tenido una gran discusión. Por obviedad no era la primera, pero fue un tanto violenta. Jamás nos habíamos llegado a los gritos como esa noche, jamás nos habíamos insultado como hoy.

Nunca lo esperé. Siempre había imaginado una relación sana, hermosa, sin peleas, todo bien. Pero nada es color de rosa…

Cocinaba rápidamente y con dedicación la cena que tenía para Tom, ya que después de trabajar llega agotado y apenas alcanza a comer. Y digo “tengo” porque nuestra situación no era muy buena que digamos.

Hace meses nos habíamos cambiado a vivir juntos a esta humilde casita en un barrio que dejaba que desear.

El amor que nació entre nosotros fue casi instantáneo. Nos conocimos en el liceo cuando teníamos 17 años. En esos años estábamos en cursos separados.

Yo, un chico de una familia adinerada, estudiaba en el mejor liceo de Heidelberg; tenía muy buenas notas, siempre fui el mejor de mi curso, sacaba los mejores lugares desde que entré ahí.

Un día, mi mejor amigo Georg, me dijo que un chico de otro curso le había mandado a decirme que me quería conocer. Yo acepté, ya que me encantaba conocer gente, conocía a casi todos los que estaban en ese liceo. Era muy sociable.

Cuando Georg me dijo eso, me entró la curiosidad y quería saber quien era “esa” persona. Así que cuando llegó el recreo salí de mi sala ~ pues rara vez salía de lo hacía ~ y vi que un chico de agradables facciones me miraba desde su sala, mientras cinco “amigos” ~ porque supongo que eran sus amigos ~ le decían cosas que yo no alcanzaba a escuchar. Me miraban y apuntaban sin vergüenza. El sólo se ponía colorado  y miraba al suelo cada vez que cruzábamos miradas. Sonreí un poco para que de algún modo se diera cuenta que ya había recibido su mensaje.

El día siguiente decidí esperarlo a la salida cuando las clases habían terminado, y cuando lo vi acercándose, caminé hacia él yo también. Comenzamos una conversación un tanto tímida y cuando nuestros caminos se dividieron, acordamos juntarnos todos los días al salir de clases para caminar hacia nuestros hogares como esa vez.

El camino a nuestros hogares era el mismo, ¿Cómo nunca antes me había fijado en él?

Tras tres meses de hacer lo mismo todos los días, ya sabía todo de Tom y él de mí. Nos contábamos todo.

Supe que Tom no era de una situación económica muy alta, muchas veces llegaba con la ropa descosida, zapatos usados, muchas veces le daba de mi comida en la hora del almuerzo, pues el no llevaba. Después me contó que estaba viviendo en la casa de una tía y le daban la ropa usada de sus primos y que aunque no le gustara lo que le daban tenía que agradecerlo.

Un día, después de salir de la escuela, me pidió ser su pareja. En ese tiempo no era muy aceptada la relación homosexual, incluso sólo había una pareja de gays en el liceo, no más. Aún así yo acepté, había comenzado a quererlo.

Después de un tiempo como pareja, quise llevar a Tom a mi casa para que conociera a mis padres. Aunque me costó mucho convencerlo para que fuera, finalmente aceptó.

Días atrás les había contado a mis padres que me gustaba un hombre, que tenía una relación con él hace un tiempo y que quería invitarlo a cenar. Mi madre gritó como loca, mi padre se asombró, pero igualmente aceptó.

A la mañana siguiente de mi confesión, cuando iba camino a la cocina para desayunar, escuché a mi padre decir que me siguieran el juego, que quería llamar su atención y que luego se me pasaría. Yo los ignoré.

Lamentablemente la cena fue todo un fracaso. Mis padres a medida que le preguntaban sobre su vida, se desilusionaban más. Al final, mi madre se retiró a su habitación con la excusa de que se sentía mal y mi padre le dijo a Tom que se retirara.

A pesar  de que mis padres no quisieran a Tom, por ser de clase más baja que yo ~ pues querían lo mejor para mí ~ seguí mi relación con él.

Terminando la enseñanza media, decidimos ir vivir juntos. Ese suceso quedó marcado en mi vida.

Mis padres me dijeron que no me fuera, querían que yo estudiara en la universidad, que sacara mi carrera y que me casara con la mujer de sus sueños, sí, de SUS sueños, porque para mí, esa mujer… Se había convertido en hombre, se llamaba Tom y lo amaba con mi alma.

Me habían amenazado con quitarme todo lo que me habían dado, desaparecer de mi vida y no darme siquiera un peso.

Yo me fui igual. Y ellos…Cumplieron su palabra, pensando que me dañaban al quitarme todas esas cosas, si darse cuenta que en realidad me habían dañado mucho más al no aceptar esta relación, la elección de mi vida, al no apoyar las decisiones de su único hijo.

Tom vivía en esta casa. Su madre adoptiva ~ a él lo dieron a esa mujer cuando era apenas un bebé ~ había muerto de cáncer  años atrás y había quedado a cargo de ella. Si bien no era la casa de mis sueños, tenía fe en que podíamos hacer se esa humilde morada, el inicio de nuestra vida juntos. Una vida de pareja.

Llevé un par de cosas que me pertenecían ~ lo que pude quitarle a mis padres ~ y acomodamos todo. Limpiamos por todos lados, le dimos vida a nuestro hogar, con una sonrisa plasmada en nuestros rostros.

Conseguimos trabajo y poco a poco obteníamos dinero que destinamos ~ la mayor parte ~ a los gastos de la casa.

Mi trabajo constaba en cuidar niños y hacer el aseo en casas ajenas. Recibía una cantidad considerable de dinero. Pero pronto todo se derrumbó.

Hubo una discusión muy fuerte entre los dueños de la casa donde yo estaba trabajando. Yo escuché todo mientras cuidaba a los dos pequeños en el segundo piso.

Después de oír la puerta cerrarse con saña, comencé a sacudir los muebles en la habitación del niño más pequeño. Cuando de repente, sentí unos pasos furibundos subiendo la escalera.

Sentí la voz del señor que me estaba gritando si había visto unos papeles muy importantes. Yo le dije que no los había visto. Esto lo enfureció aún más y cuando me di cuenta de lo grave de la situación, ya tenía una mejilla magullada y me habían echado de ahí.

Cuando llegué a mi casa y Tom vio el estado en el que me encontraba, tu ve que pedirle ~ rogarle más bien ~ que no fuera a enfrentar a mi ex jefe. Tom se resignó y lo ignoró dificultosamente.

Desde ese momento me prometió buscar otro trabajo para ganar suficiente dinero para nuestros gastos y así yo no trabaje más. Yo no repliqué.

Tom llevaba dos meses trabajando por lo dos, pero el dinero aún no era suficiente. Tenía dos trabajos, pero últimamente le habían disminuido el sueldo. Nuestros sueños comenzaban a correr riesgo.

La discusión de momento atrás se había iniciado justamente por eso: El dinero.

Que haremos Bill? No tengo dinero para pagar el arriendo…No sé que hacer. Dijo Tom al sentarse en la mesa para que yo sirva la cena como todos los días.

Apenas escuché eso me sentí horrible. Sabía que un día u otro podría pasar. Era algo que tenía en mi mente todos los días, pero escucharlo de los labios de Tom, sonaba doblemente fatal.

Recuerdos/Flashbacks

-Tom, ten fe en que podremos pagarlo, es cuestión de esforzarse…-Se formó una sonrisa amarga en su rostro.

-Cuanto desearía que fuera así Bill… Pero aunque me esfuerce el doble, seguiré recibiendo esa miseria de sueldo- Dejé los platos que estaba colocando sobre la mesa y lo abracé por la espalda, conteniéndolo.

-Si quieres…Yo puedo conseguir un trabajo y así…

-Quieres que te pase lo mismo de la otra vez?- No me dejó terminar. Se separó un poco brusco de mí. Yo lo miré extrañado-O, ya sé… Quieres que te golpeen de nuevo.-Eso…Dolió.

-Claro que no. Sólo… Quiero ayudarte…-A estas alturas ya lo había soltado.

-No puedes trabajar…

-Que?!-Esto ya es el colmo…- Si puedo!

-No puedes y no lo harás!

-Que mierdas dices?! Acaso me mantendrás aquí! Encerrado como un perro?!

-Si es necesario…

-Por favor Tom! No puedo creer lo que estás diciendo…Entonces si esto iba a ser así, mejor nunca me hubiera venido a vivir contigo- Me acerqué a su rostro para decirle eso. Es que se estaba pasando de la raya!…En serio me decía esto?

Puso cara de “Yo sabía que dirías esto”.-Esta bien! Ándate! Vuelve con tus padres… Ellos si te dan lo que tú quieres.

-Créeme que lo hubiera hecho hace tiempo, pero ya no me reciben ahí- En realidad no era por eso, pero él no iba a ser el único en decir palabras hirientes. Suficiente había tenido con lo que me había dicho.

-Ah?! Sólo no te vas por eso?! Pensé que no te cambiabas por que me querías!

-Pues lo hago!

-No seas hipócrita…

-Cree lo que quieras! No me importa!

Me serví mi plato. El tendrá que servirse solo.

Término Recuerdo/Flashbacks

Sino fuera por la radio que estaba encendida, el silencio sería absoluto.

Yo estaba sentado en la silla de la mesa que daba hacia la salida de la cocina ~ comíamos ahí por falta de espacio. En realidad era cocina/comedor ~. Tom estaba sentado dos sillas más allá, lejos de mí.

El ambiente estaba tan tenso… Y para peor, la emisora informaba nada más que catástrofes.

-Nos han informado que todo está bajo control, más tarde daremos más detalles del desastre…- Terminaron el contacto y comenzó a sonar una canción de esas que ponen para dar las noticias- Bueno, y seguimos con la música. Son las nueve con diecisiete minutos. Esto es… Berlín.

[Iniciar] ♥ Berlín ~ Take My Breath Away

Tom bajó su cabeza, su codo afirmado en la mesa y con la mano sostenía su frente. Yo por mi parte, trataba de terminar  luego de comer, necesitaba dormir, o tal vez… Llorar.

Sentí a Tom levantarse de la silla. Pensé que iría a la habitación…

Dio unos cuantos pasos, acortando la distancia que había entre nosotros y tomó mi mano, la cual sujetaba el tenedor con saña. Cuando subí mi vista, Tom me miraba entre serio y tímido.

Tiró mi brazo hacia arriba, por lo que tuve que pararme obligadamente ¿Qué iba a hacer?

Retrocedió y yo avancé hacia donde él iba. Quedamos en medio de la cocina. Me acercó a su cuerpo pasando un brazo por mi cintura.

Yo aún estaba muy dolido por la forma en que me trató, no iba a ceder tan rápido. Se suponía que tenía que corresponder sus movimientos, pero no lo hice. En vez de eso, miré hacia abajo.

Take my breath away…

Take my breath away…

Comenzamos un lento balanceo de izquierda a derecha, al ritmo de la música.

Sentía mi corazón latiendo cada vez más rápido, vivazmente dentro de mi pecho. Estaba tan pegado a su cuerpo que podía sentir el delicioso perfume que emanaba de su cuello…

Mi sufrimiento ya estaba cediendo, y mucho más al escuchar las siguientes palabras que Tom me dijo.

-Perdóname cariño- Su mano izquierda subió por mi espalda hasta llegar a mi cabeza, la otra continuó sujetando mi espalda.

-…- Miré hacia su rostro y observé sus ojos, aquellos ojos que tanto amaba llenos de lágrimas contenidas.

Admiré su perfecta nariz… Sus labios, los que recorrían mi cuerpo cada vez que nos amábamos. Vi su fisonomía llena de angustia, de miedo, de arrepentimiento…

Quise darle seguridad, quise transmitirle el amor y apoyo que ambos necesitábamos para derrotar las barreras que la vida presentaba frente a nuestro camino.

No encontré mejor manera que besarle… Besarle delicadamente…

Take my breath away…

Apretó su ajuste en mi figura; su mano ahora sostenía mi pelo a un costado de mi rostro, mientras tomaba entre los suyos mi labio inferior.

-Perdóname a mí-Logré decir después de terminar nuestro encuentro. Posó sus labios sobre los míos nuevamente haciendo de este el momento más hermoso de mi vida.

[Iniciar] ♥ Alter Bridge ~ In Loving Memory

Luego de esa reconciliación, nos dormimos más temprano de lo acostumbrado. Fue como una forma de dejar lo pasado atrás y comenzar una etapa nueva.

A las tres semanas después, Andreas ~  mi vecino, un chico de nuestra edad ~, me ofreció un puesto en el restaurant de su padre, en el cual él también trabajaba. Le comuniqué a Tom la propuesta y aceptó, ya que ya habíamos hablado a cerca de mi voluntad de trabajar.

Después de dos días, ya estaba sirviendo los platos a los clientes, recibiendo felicitaciones por mi buen rendimiento en el primer día de trabajo y un puesto asegurado en aquel lugar.

A medida que pasaba el tiempo nuestros problemas desaparecían, teníamos más amigos y una vida casi llena de felicidad.

Nuestro hogar cada vez era más acogedor. También de vez en cuando nos dábamos el lujo de salir a comer ~ porque antes no podíamos ~ y compartir un momento alejados del mundo.

Tras dos años de ahorro y esfuerzo y con una cantidad considerable de dinero, me di la oportunidad de estudiar gastronomía ~ ya que trabajando en el restaurant y viendo al chef, descubrí lo que me gustaba hacer ~.

Al terminar mis estudios, ejercí mis conocimientos en el restaurant de Andreas ~ Sí, su padre le dejó a cargo su amado establecimiento ~, pues me recibió nuevamente sin problemas.

Cuando llegó el día de mi cumpleaños número 23, Tom me prometió que en un futuro no muy lejano, compraría la casa de nuestros sueños.

Y efectivamente, después de tres meses, ya estábamos empacando nuestras cosas, despidiéndonos de nuestros amigos y celebrando nuestra partida.

La casa era mucho más hermosa de lo que había pensado, espaciosa, simple, acogedora. En otras palabras…Era perfecta.

Era un día soleado, libre de nubes y un viento fresco lo acompañaba en nuestro cambio. Salíamos a buscar nuestras cosas en el camión de mudanza y las dejábamos en nuestro hogar. La alegre música que emitía la radio coreaba nuestra actividad.

-Esta es la última cariño!-Le comuniqué a Tom al dejar la última caja sobre el montón. Pero de pronto…Un sonido familiar se hizo escuchar… Aún no podía oírlo bien, e iba a voltear para preguntarle a Tom, cuando sentí una mano tomar la mía.

-Ven aquí bebé-Caminó sujetando mi mano hacia la radio para subirle el volumen y ahí supe lo que sucedía.

[Iniciar] ♥ Berlín ~ Take My Breath Away

Watching every motion

In my foolish game

On this endless oncean

Finally lovers know no shame

Turning and returning

To some secret place inside

Watching in slow motion

As you turn around and say…

Take my breath away…

Take my breath away…

Mirando cada movimiento

En mi absurdo juego de amor

En este interminable océano

Finalmente los amantes no conocen la vergüenza

Entrando y retornando

A algún secreto lugar adentro

Mirando en cámara lenta

Como tú te das la vuelta y dices…

Quítame la respiración…

Quítame la respiración…

Me sujetó de la cintura y yo puse mis brazos sobre sus hombros, complementándonos a la perfección. Comenzamos a bailar nuestra canción. Sí, nuestra canción; la que hizo un cambio en nuestras vidas, la que nos abrió los ojos ~ aquellos ojos que en ese momento estaban cegados por una nube de confusión ~, la que llenó de esperanza nuestras almas.

Pero esta vez, nuestros rostros irradiaban lo felices que estábamos.

Besé su cuello lentamente. Tom respondió mi acción cogiendo mi rostro entre sus manos para comenzar a repartir besos por él.; uno en mi frente, mejillas, nariz y finalmente sellando el momento con un apasionado beso.

-Te amo Tom…

-Te amo bebé…

Seguimos acariciándonos por largo rato más, disfrutando de uno más de los sueños que habíamos por fin cumplido.

Aún nos quedaban muchos por cumplir, pero sabemos que con amor y perseverancia ~ pero por sobre todo amor ~ todo se puede lograr si estamos juntos.

Fin ♥

Administradora del sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.